domingo, 23 de diciembre de 2007

Piano de gatos


S XVII

Según se recoge en el libro Musurgia Universalis, un jesuita alemán, de nombre Athanasius Kircher, recibió un encargo de un príncipe italiano que, agobiado por los muchos problemas que conllevaba su cargo, había caído en una profunda crisis de melancolía.

El encargo consistía en fabricar el que más tarde se ha dado en denominar "piano de gatos", un artilugio que lograse sacar al noble de su tristeza. Para ello, Kircher se dedicó a seleccionar un puñado de mininos cuyos maullidos fueran diferentes, en intensidad, agudeza y tono, ordenándolos de mayor a menor, de acuerdo con esta característica vocal.

De esta manera, los dispuso en jaulas, el uno al lado del otro, que posteriormente encajó en una estructura similar a un piano. En este momento entraba en funcionamiento el macabro sistema, consistente en accionar, al presionar las teclas, una aguja que se encargaba de aguijonear la cola del asustado animal. A medida que la melodía avanzaba, más desesperados eran los maullidos de los pobres animales.

De esta forma se componían las piezas de una siniestra "música", que debió ser del agrado del cruel príncipe, pues se cuenta que de este modo consiguió salir de su depresión.

Bien, pues aquí tenemos al piano como instrumento medicinal.
Para el despistado, yo toco el piano aunque... la asignatura que más me gustaba era solfeo y los dictados. Es mejor que cuente eso en otra entrada.

4 comentarios:

Brais dijo...

El piano de gatos... a mí eso también me recuerda a algo... :P
En fin, espero que no te hayan regalado un a camiseta para ir a correr (sí, es triste que me hagan indirectas como ésa el día de Navidad xD), y que no estés sufriendo demasiado con mis desvaríos ^^
Ya sabes: ¡Bo Nadal e próspero Aninovo!

LINO FONTANA dijo...

En tu foto se ve que eres muy joven (quizás menos de 20) pero tienes una lucidez bastante fina. Esto de los gatos es interesante y lo redactaste muy bien. Por cierto, entré aquí para tomar una foto de las de Santa Claus, espero no te moleste.

Pasa Buen Día.

Luis dijo...

Ozu... Que cruel debía de ser el tío, para que le gustase escuchar eso....

Daniel Rico dijo...

Hola, desde el otro lado del mar.

El piano de gatos no es para nada un mito, hoy mismo una ssecta esta tratando de recrear su interpretacion en la ciudad de mar del plata ARGENTINA.

Me gusto muchisimo tu blog.